Mientras tanto en África

500656_1

Vuelvo a Tudela para asistir a la presentación de una exposición en la Fundación de mi tía abuela María Forcada, quién, a punto de cumplir 98 años, sigue desarrollando un importante papel en la difusión del arte en esta región de Navarra. Ahora, su Fundación, situada en el palacio Casa del Almirante en pleno casco histórico de la ciudad, acoge una muestra que se fundamenta en una visión de Africa de la que conozco su génesis.   Hace unos años Juanma Indo y su socio Mikel Forcada, también tío mío, me visitaban para enseñarme algo que el primero había fotografiado en Senegal. Llegaron a mi estudio y me mostraron unas piezas grandes impresas sobre aluminio en las que se podía ver unos grafitis en paredes y distintos soportes situados en la calle. Al analizar varias de las imágenes pude deducir que se trataba de dibujos con motivos sobre bibendum, el conocido muñeco de Michelin, quizás uno de los logotipos más populares de la historia del marketing. Estos dibujos no estaban realizados por artistas, habían sido realizados por los mecánicos de pequeños talleres situados en Senegal y en otros países del África subsahariana occidental. El emblema comercial principal de aquella marca es reconvertido, reinterpretado, releído y ampliado en narrativas, en estas pinturas para elevarse en un icono o tótem mágico. Lo que vi me pareció tan sobresaliente que les dije que no solamente lo veía un gran trabajo de documentación de algo desconocido y artístico, les dije que quería verlo en directo. Al poco tiempo me encontré de viaje en Senegal y pude ver esos márgenes de ese arte realizado por estos “outsiders” y comprobar la viveza con la que asumían que dibujar su “michlin”, como decían ellos, suponía una manera de anunciar su lugar, pero al mismo tiempo lanzar un mensaje. La taxonomía sobre estos bibendum realizada por Juanma durante los últimos años incluye cientos de tipologías de estos dibujos, y a esta colección de fotografías se unen varios ejemplares de dibujos rescatados de aquellos lugares en sus soportes originales. Este conjunto de obra y objetos protagonizó una primera exposición en el centro Azkuna de Bilbao, después se llevó al Museo de San Telmo y ahora recala en Tudela. La exposición se titula Liñiou faté, que significa en wolof, una de las lenguas principales de Senegal, “los olvidados”. Pero con lo que me quedo de aquel viaje y de las sucesivas exposiciones, es la vivencia de haber estado pegado a Juanma y aprender de él, alguien con el don de ver el mundo con ojos de curiosidad, queriendo ayudar a aquellas gentes, y dar a conocernos que es lo que sucede allí, mientras tanto. En África.